Cresta Rosa Perelada

Rejuvenecer un clásico

Identidad verbal

Voz y tono

Manual de redacción de marca

La ambición de vinos y cavas Perelada es ser un reflejo de la personalidad de su tierra y de su enorme potencial vitivinícola, reflejando en cada botella la riqueza de matices de sus paisajes. Una de sus marcas, Cresta Rosa, está formada por una gama de vino rosado que se encuentra con la necesidad de una completa revisión de su significado, de su imagen y de su comunicación.

Aunque en España no hay demasiada tradición con respecto al vino rosado, se trata de un segmento que experimenta gran crecimiento siendo un vino excelente para los paladares más jóvenes.

Es difícil aficionarse al vino a partir de un tinto con mucho cuerpo, de más de 14 grados. En cambio el vino rosado es mucho más agradable de tomar. Esta idea es la base de nuestra estrategia que persigue poner de moda la marca entre un público joven dispuesto a descubrir. Un público que muestra un estilo de vida deshinibido, al que le gusta compartir buenos momentos.

El rosa es el color de la seducción y es el color de Cresta Rosa, una gran oportunidad para revitalizar la marca y lograr que hable con las personas. Para ello creamos una identidad inspirada en la comunicación de todos los días, la que encuentras en cualquier bar donde desayunas, tomas un aperitivo, almuerzas o cenas. Ese estilo manual característico de quien te habla directamente. Esta es la base para acercarnos al target y seducirle, de manera que nos considere más que una marca, un compañero.

Para dar a conocer la nueva marca y reforzar la experiencia de cliente la asociamos a un estilo de vida mediterráneo, definido por la vida en las terrazas, el crecimiento del momento aperitivo con las rutas de bodegas y vermuts. Se diseñaron un conjunto de piezas y acciones con material para canal horeca y participación en eventos. De este modo la marca se acerca al consumidor, que luego además podrá encontrar el producto en el supermercado.

Las ilustraciones, obra de Iván Bravo, refuerzan la personalidad de la marca, con un estilo que ha marcado tendencia y que es la base de toda la comunicación. Sobre el lienzo de una pizarra, los trazos desenfadados a partir de la tiza parece que cobran vida propia creando una multitud de momentos especiales y singulares.

Su combinación con fotografías reales del producto, así como con determinados objetos, no dejan indiferente a nadie.

El vino rosado se puede beber en cualquier momento del día, a cualquier hora, armoniza a la perfección con cualquier comida. Es un vino que da gusto seguir bebiendo. Esta es la idea que dio pie al concepto “All day tour” que se configura como la base de la comunicación. Cresta Rosa es una melodía exquisita que se puede disfrutar siempre que uno quiera, toda una sinfonía que sorprende siempre.

Este motivo nos llevó a crear una página web en la que el navegante entra en contacto con la marca casi como si de un juego se tratara. Se le pide de inicio que escoja una hora del día y en ella, sea la que sea, se encontrará con un simpático y agradable marco que le invita a disfrutar y compartir Cresta Rosa con quien desee. Un juego que le invita a repetir y descubrir cómo la marca puede hacerle sentir bien.