¡Las nuevas tecnologías han cambiado completamente el juego para las marcas! Ahora, es posible conocer mejor que nunca al cliente. Las redes sociales, el big data, el internet de las cosas, la inteligencia artificial… todas estas herramientas juegan un importante papel. ¿Cómo? Bueno, por un lado, empoderando a los clientes y, por otro, brindando a las compañías una oportunidad increíble para conocerlos mejor.

El reto, como no, está en descifrar qué se puede hacer con toda la información que se obtiene. Los departamentos de investigación acostumbran a centrarse en las cifras, marketing desea entender cómo alcanzar nuevos clientes, el departamento comercial persigue nuevos leads. Coordinar cada uno de dichos intereses se convierte en lo más complejo. En este proceso, la investigación se ve en la necesidad de ofrecer información real y útil capaz de ser utilizada y activada por parte de todos los responsables de conseguir clientes.

Los datos deben ser el pilar sobre el que se estructuran las decisiones estratégicas en forma de insights. Pero para lograr eso, es crucial entender qué queremos alcanzar y cuál es el valor de la información que obtenemos.

Como decía Einstein, “no todo lo que puede ser contado cuenta, y no todo lo que cuenta puede ser contado”. Esta frase cobra aún más sentido en la era del big data, donde tenemos acceso a toneladas de información.

Pero ¡cuidado! Datos, información e insights son conceptos distintos que no deberían confundirse. En el primer nivel están los datos, cuantitativos o cualitativos, se trata de hechos no procesados, generalmente en forma de números o textos. Una vez los datos son analizados y se organizan de una forma comprensible se obtiene lo que podemos llamar información, que usualmente se presenta de una forma más atractiva. Y finalmente están los insights, configurados por la interpretación del resultado obtenido tras analizar la información, buscando detalles significativos que puedan ser utilizados para desarrollar estrategias efectivas.

Tipos de insights

1. Insights de Marca o Cliente: Estos son los más comunes. Un ejemplo clásico es Coca-Cola y su insight “la chispa de la vida”, creado por McCann en los ‘70. Coca-Cola no es solo una bebida, es parte de tus momentos especiales: risas, lágrimas, reuniones… Coca-Cola siempre está ahí cuando necesitas un impulso. En este caso, la marca se apropia de un insight emocional que conecta con sus consumidores y que ha evolucionado en el tiempo sin perder su esencia.

2. Insights del Mercado: Aquí son los clientes quienes revelan verdades sobre la marca que esta no había visto por sí misma. Un caso claro es Aquarius, inicialmente pensado para deportistas, aunque resultó ser consumido por todo tipo de personas y en cualquier momento del día. Este nuevo insightllevó a la marca a cambiar su estrategia por completo, adoptando la idea “haz lo que quieras”. Un insightque muestra cómo las personas pueden superar obstáculos y lograr sus metas.

3. Insights por Asociación: A veces los insights vienen de asociaciones con ideas preestablecidas. La buena reputación de la que goza la ingeniería alemana sería un buen ejemplo en el caso de los coches. O la asociación de “lujo” con “calidad” en la industria de la moda. En este caso, las marcas de alta gama suelen estar relacionadas con la idea de calidad excepcional y exclusividad. El desafío aquí es diferenciarse y construir estrategias únicas a partir de esa idea común.

5 consejos para transformar datos en insights:

El proceso que permite transformar los datos en insights requiere de práctica y cierta metodología. No resulta sencillo de entrada. Cuando te sumerjas en ello, te ayudará contemplar estos 5 consejos:

  1. Ten un objetivo claro: Cuando un insight está conectado directamente con lo que quieres lograr en tu negocio, es más fácil convertirlo en una acción concreta. Piensa en ello como cuando tienes un mapa para llegar a algún lugar, ¡te guía en la dirección correcta!
  2. Proporciona contexto: Los insights necesitan contexto para tener sentido. Es como tratar de resolver un acertijo sin conocer el contexto. Por eso, es importante ver las cosas desde la perspectiva de los clientes.
  3. Segmenta adecuadamente: Los insights deben dirigirse a las personas adecuadas en el momento adecuado y de la manera correcta. Cada persona es diferente, así que segmentar a tu audiencia en grupos con intereses similares te ayudará a comprender mejor sus necesidades y tomar decisiones más informadas.
  4. Formula grandes hipótesis: La información que obtienes debe llevarte a hacer suposiciones claras y comprensibles. Es como conectar los puntos para ver el cuadro completo. Cuando puedes identificar patrones o relaciones entre diferentes variables, puedes crear hipótesis sólidas que te lleven a soluciones reales y accionables.
  5. Comunica de manera efectiva: Si tu equipo no entiende el insight de la misma manera, será difícil avanzar. Es como tratar de bailar sin saber los pasos. Por eso, es crucial comunicar los insights de manera clara y visualizar los datos para que todos estén en la misma pantalla y puedan tomar decisiones informadas juntos.

Finalmente, para asegurarte que estás frente a un buen insight, confirma que cumple con la teoría de las 3R:

  • Debe ser razonado. Partiendo de uno o varios indicios, tienes que llegar a entender mejor al cliente.
  • Tiene que ser real. Planteado como una respuesta a una necesidad que nadie más ha cubierto.
  • Debe ser relevante para un target concreto. Es crucial que enfoques tu insight en un grupo de personas que compartan un interés en común.

Los insights en branding

Un insight en branding es el pilar inicial sobre el que desarrollar una estrategia de marca significativa que genere una conexión emocional con las personas. Permite mejorar la comprensión de las necesidades y comportamientos de la audiencia, lo que facilitará la diferenciación en el mercado. Los insights serán también la base para desarrollar mensajes auténticos y relevantes que resuenen emocionalmente con los clientes. Además, tienen la capacidad de guiar la innovación al identificar oportunidades para mejorar tu oferta de productos o servicios. Al comprender las necesidades de tus clientes, puedes optimizar su experiencia y desarrollar estrategias más efectivas que impulsarán el crecimiento de tu marca. 

Estrategia y ejecución: un tándem indivisible

Con todo ello, piensa que los insights que realmente aportan valor no son solo la respuesta a determinadas preguntas, sino que son aquellos que logran ser activados generando nuevas experiencias para la marca.

Estrategia y ejecución no pueden desligarse, los insights deben ser activables para aportar valor al negocio. Para ello, será necesario, por un lado, que las marcas cumplan sus promesas y, por otro, que las organizaciones sean capaces de dar respuesta a las demandas e intereses de las personas.

 

Redacción Branward