La reciente crisis originada por una marca de cárnicos, pone de relieve la importancia de una buena gestión y preparación frente a este tipo de sucesos. El periódico El Mundo se pregunta si una marca puede sobrevivir a una crisis como esta y Carlos Pursals, responsable de Reputación de Branward, aporta una visión esclarecedora al respecto.

«Todas las marcas deberían estar preparadas para enfrentarse a una situación que pone en riesgo su reputación. Hay cosas que son inevitables, como un incendio, pero otras que sí se pueden predecir. Por eso, todas deben trabajar para, si ocurre algo, minimizar el impacto», según  Pursals. Añade también “La comunicación en crisis es fundamental. Si no te has preparado y tienes que afrontar una crisis en tiempo real tu capacidad de reacción es vital. Casi todas las empresas tienen (o deberían tener) su equipo de gestión de crisis. Un ejemplo es Ikea, que, según los expertos, gestionó bien cuando se detectó que sus albóndigas tenían trazas de carne de caballo. Comunicaron rápido y retiraron el stock”.