¿Puede ser la felicidad una promesa de marca válida?

En mi último post comentaba como las marcas pretenden reafirmarse como…